Relación de a tres

Soy Sofía, tengo 21 años. Estoy de novia hace un año y 2 meses, y él es mi compañero de facultad, mi novio y ante todo... mi mejor amigo. Comenzamos nuestra relación de la mejor manera, dándonos el tiempo y los espacios para conocernos bien, dejando en claro nuestras expectativas, contándonos nuestros sueños y hablando de nuestros proyectos de vida que increíblemente coincidieron. Hacía un tiempo, había tenido mis tropiezos, y me costó mucho convencerme de que yo merecía tener a mi lado a una persona tan amable, simpática... Es un hombre adorable, respetuoso, y me hace reír mucho. Me enamora todos los días, cada día lo vuelvo a elegir, una y otra vez. Pero cuando más me costaba darme el tiempo para comprender que era él a quién yo había esperado y por quién yo había rezado tanto... fue cuando decidimos dejar entrar a nuestra relación a Dios. Mi novio nunca había practicado su fe, y juntos comenzamos un camino hermoso de conocer y amar a Dios. Decidimos desde un principio ESPERAR, pero la entrada de Dios a nuestra relación, como ese puente que necesitamos cada día para dialogar, amarnos y elegirnos, sirvió para darle SENTIDO a la espera, a la paciencia, al AMOR. Amo que seamos tres. Mi novio, Dios y yo. Es nuestra manera de amar, y a través de Él nos brindamos a los demás, a nuestras familias y a nuestros voluntariados. Espero de corazón que todos puedan conocer su Amor profundo, y le puedan dar el lugar que merece... Y es que gracias a Él, hoy tengo al amor de mi vida a mi lado.